Pozas de la Cabadosa

Subir el pedregoso cauce del río (impracticable en invierno) a través de las cascadas de la Cabadosa es un tramo más que recomendable en verano. Después de aproximadamente una hora de escarpado sendero llegaremos a las pozas más bonitas, en la parte alta del río, donde nos podremos bañar y deslizar por más de un tobogán natural, mientras disfrutamos de las vistas al valle que pueden ver a continuación. Sin duda la dificultad de esta ruta se ve recompensada con un merecido chapuzón en las pozas de las fotografías.

Para los menos atrevidos existe una ruta alternativa, esta sí accesible durante todo el año.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.